Agradezco a Dios por avernos bendecido con una linda casa y en ella está el espíritu santo, nuestro señor Jesucristo quien nunca nos abandona el siempre está con nosotros sus hijos el nos ha enviado ángeles en la tierra de mi Perú. Ellas son las hermanas Ministras de los Enfermos, al igual que el Monseñor Adriano Tomasi, madre Dilce, Jacinta, Sonia y Teresa.

Ellas nos dan ternura, amor, solidaridad y esperanza. A cada paciente que llega con amor le dan una cama bien tendida tenemos desayuno, almuerzo y cena todo no los dan gratis.

Aquí en el hogar vienen personas con diferentes enfermedades, procedentes de diferentes provincias.

Aquí nos une la hermandad, la solidaridad y nos apoyamos unos con otros. Las hermanas están siempre pendientes que no nos falte nada y nos cuida como una madre cuida a su hijos.

María Ruth Marin Chavez